top of page

ANÁLISIS DEBATE PRESIDENCIAL

La televisión te da vida o te mata. Es un medio magnífico y también es un medio cruel. La distancia entre el cielo y el infierno puede ser un segundo, un gesto, una palabra, una mirada. Les comparto mi análisis de los puntos clave del Debate Presidencial:


Entrenamiento. A un debate se va preparado y con entrenamiento previo. Quien confía ciegamente en su capacidad de improvisar camina alegremente hacia el abismo. Bolívar Armijos transitó ese camino.

Bolívar Armijos, AMIGO 16

Tranquilidad. Un debate no es una pelea de box. El enojo no conquista votos, solo enardece los ánimos de quien ya te iban a votar. Los nervios alejan votos. Hay que presentarse con calma, tranquilidad y aplomo. Ese estado de control debe reflejarse en el estado de ánimo, mirada, gestos y voz. Yaku Pérez siempre maneja este rubro, aunque a veces, se relaja demasiado rozando el límite de la broma y trivialidad. Otto Sonnenholzner empezó enfático con la seguridad, pero moduló su tono y energía en el resto de temas. Daniel Noboa compareció sin nada que perder, demostrando control de sus emociones. Luisa González evidenció, una vez más, que el tono confrontador de la «venganza personal» es el signo de su proyecto político.


Estrategia. Sin una estrategia definida vas a perder el debate. Tienes que saber con claridad a qué público le vas a hablar, qué temas vas a abordar y de qué modo lo harás. Luisa González claramente tuvo una estrategia, pero fue errada. Pretender afrontar el debate con un guión rígido es arriesgado, cuando algo se sale de lo planificado empieza el nerviosismo y la improvisación. Otto Sonnenholzner tuvo una estrategia inteligente, vinculó cada pregunta que hizo con una de sus propuestas consultado a los otros candidatos si estan de acuerdo con él. Jan Topic eligió ser contundente con las cifras y usar la seguridad como eje transversal.

Jan Topic, Por un País Sin Miedo 6-3-1

Titulares. Llevar preparadas frases que quisieres que se publiquen al día siguiente en los medios es importante. Sentencias breves que resuman tus propuestas. Otto Sonnenholzner usó frases como «Policías cuiden a la ciudadania, a ustedes los cuido yo». Luisa González lo intentó, pero, otra vez, mal. No puedes usar el mismo titular en cada intervención: «Eso ya lo hicimos».

Otto Sonnenholzner, Actuemos 23-8

Simplicidad. Frases cortas, claras, simples, transparentes, con palabras fáciles de entender. Es mejor decir algo en un minuto que en diez minutos. Nadie da premios a la mayor extensión con la que hables. Daniel Noboa fue quien mejor administró el tiempo, intervenciones cronometradas casi al segundo, conceptos claros y breves.


Personalidad. No finjas, no intentes ser otro. Es un error apagar tu personalidad cuando se encienden las cámaras. Repetir un mantra en cada respuesta anuló la personalidad de Luisa González. No defendió sus ideas, sino las de alguien más.

Luisa González, Revolución Ciudadana 5

Presencia. Planificar la vestimenta como cualquier otro elemento de la estrategia. La vestimenta habla, dice quién eres y qué piensas. Hay que intentar diferenciarse, pero con moderación. Yaku Pérez con su cinta negra demostrado luto por lo sucedido y Otto Sonnenholzner con una tricolor intentaron diferenciarse del resto.

Yaku Pérez, Claro que se Puede 2-17-20

Cámaras. No mirar las cámaras sino a los adversarios, al moderador. Solo se mira a cámara cuando diriges un mensaje específico al votante. Jan Topic fue el que más repitió mensajes directos al espectador mirando fijamente a la cámara: «Cuento contigo».


Sonríe. Pensar en los seres queridos, recrear imágenes en la mente. Recordar momentos felices y agradables. La sonrisa saldrá sola, espontánea. Una sonrisa natural despierta confianza. Daniel Noboa fue el único que sonrió espontáneamente en momentos específicos del debate. Jan Topic soltó una cuando Yaku Pérez lo invitó a hacer deporte. Y Otto Sonnenholzner cuando sacó por enésima vez la tarjeta de Bolívar Armijos.

Daniel Noboa, ADN 4-35

Comunicación no verbal. Si con el atril que oculta el cuerpo del político ya perdemos información, con los planos que se nos ofrecieron o no de los demás candidatos nuestra visión de la conversación también resulta algo sesgada. Solo los dos más experimentados del foro, Yaku Pérez y Otto Sonnenholzner, acompañaron sus palabras con el movimiento de sus manos. Jan Topic y Luisa González tuvieron entre sus dedos un bolígrafo, eso denota inseguridad gestual.


Objetivo. La puntería es crucial en los debates. Cada uno debe tener precisamente definido a qué sectores del electorado se dirige específicamente. Si pretendes hablarle a toda la sociedad simultáneamente, pierdes. Y también pierdes si solo les hablas a tus votantes duros. Xavier Hervas en su afán de captar varios sectores perdió la oportunidad de centrarse en el único importante: los indecisos. Luis González expuso como si solo la estuvieran escuchando sus simpatizantes.

Xavier Hervas, RETO 33

Imágenes. Hablar con imágenes suele tener un efecto perdurable sobre los espectadores del debate. Hay que construir imágenes con las palabras, ninguno logró ese objetivo.


CONCLUSIÓN

Un debate lo gana quien logra persuadir a su público objetivo, generalmente los indecisos y votos blandos de otros candidatos. Esto significa que a veces uno gana y otros pierden, a veces gana más de uno, otras ganan todos o pierden todos. Ganar es una construcción social que ocurre luego del debate. Se apagan las cámaras y comienza el segundo tiempo, entran a la cancha los comentarios, las repercusiones, los análisis, medios de comunicación, redes sociales, conversaciones en la comida, las polémicas. Lo dicho: construcción social del ganador. Para ti, ¿quién ganó el debate?.

Comments


bottom of page